MicroCritic


Granja de malditos (Col. Selección Terror, nº 510)
mayo 12, 2011, 3:42 am
Filed under: 1982, Bolsilibros, Bruguera, Terror

En plena edad de oro del slasher, con los primeros cadáveres dejados por Jason Voorhes aún calientes, el maestro de terror “de a duro” celtibérico Ralph Barby entregó esta estupenda historia sobre un campamento en mitad de la nada, un loco suelto y armado, y un montón de chavales correteando por su vida. En este caso, el campamento (la “granja” del título) es un rehab rodeado de inabarcable desierto en algún lugar indeterminado del sur de EEUU. Acuden allí niños bien, enganchados al “pico”, que gracias a la terapia de Charles Manson (“no el que liquidó a Sharon Tate, nos aclaran, sino otro) y a su propia interacción, logran superar cada verano la adicción a la necia droga. Ronald y Margaret Evans no pueden más, y han decidido llevar allí a su drogadizo hijo Alex, a ver si se le pasa la tontería. Pero nada más llegar Alex comienzan a rodar cabezas: un escurridizo tipo vestido de azulgrana, con un capuchón, un hacha y un enorme e insaciable perro llamado Cervero (sic), está eliminando uno tras otro a los internos, con nocturnidad y alevosía, en un frenesí de violencia lisérgica. Resultará que uno de los chicos ha sido poseído por el espíritu de un matarife del siglo XIV llamado Sampson, que no piensa dejar yonki con cabeza.

Frunobulax

Anuncios


Iblis (Col. El Encapuchado, II etapa, nº 1)
mayo 9, 2011, 2:25 pm
Filed under: 1953, Aventura, Bolsilibros, Ediciones Cliper

Uno de los hitos pulp de la novela popular española de mediados de siglo, fue la colección de El Encapuchado. Creado en 1943 por Guillermo López Hipkiss, y ambientadas sus historias en la ciudad de Baltimore, siempre estuvo a la sombra del gran éxito del momento, el inmortal El Coyote de J. Mallorquí, si bien llegó a tener dos colecciones de novelas, y hasta 80 entregas en total. El Encapuchado es en realidad un millonario fortachón (Milton Drake) que trabaja anónimamente para defender la ley por las noches a su manera, al más puro estilo de Batman o The Spirit, sus referentes más obvios. A su lado está siempre La Antorcha (su esposa Mavis Donovan), y ambos desfacen entuertos para desesperación del comisario Oliver Grimm, incapaz de echarles el guante y adivinar sus identidades reales. “Iblis”, la primera de su segunda etapa (1953), estaba claramente dirigida a los fans de la primera racha del personaje, y Hipkiss no se detiene en presentaciones y abusa de referencias a aventuras pasadas. En esta ocasión, nos cuentan que IBLIS, una sociedad misteriosa de adoradores de Satán, está cometiendo asesinatos en la ciudad, y solo Milton y Mavis pueden descubrir su guarida y darles para el pelo.

Frunobulax



La maldición del vampiro plateado (Col. Selección Terror, nº 113)
mayo 9, 2011, 2:11 pm
Filed under: 1975, Bolsilibros, Bruguera, Terror

Curtis Garland, en mi opinión, se pone demasiado tremendo y épico en esta novela gótica sobre sendos coleccionistas de antigüedades que compiten por las mismas piezas: una terrorífica máscara de plata, y un sarcófago también de plata que supuestamente contiene los restos del Conde Drácula. Los dos apoderados son Basil Bannister y Josuah Silverstein. El primero es un aventurero, que ya en 1880 había conseguido eliminar al Vampiro por excelencia de un estacazo en el corazón, encerrarlo en el sarcófago y enterrarlo, construyendo a su alrededor toda una finca para imposibilitar el renacer de Drácula y su consiguiente maldición sobre la humanidad. Pero el ansia viva de Silverstein por ampliar su colección le lleva a contratar a dos famosos profanadores de tumbas (Burke y Hare), para que roben el sarcófago. Una vez en su poder, y juntos el sarcófago y la máscara, Silverstein se los lleva en su gigantesca embarcación protegida por lanceros bengalíes hasta la India, donde por un error de la tripulación, Drácula vuelve a la vida por enésima vez en la colonia británica de los elefantes y los taparrabos, y la maldición se desata de forma violenta y exótica, con mucho Krishna y olor a pachuli de por medio.

Frunobulax



Con el Demonio no se juega (Col. Selección Terror, nº 61)
mayo 9, 2011, 1:58 pm
Filed under: 1995, Bolsilibros, Ediciones B, Terror

He vuelto a picar.

Sí.

Otra vez.

He vuelto a picar como un piojo.

Otra novelita del “rey del punto y aparte”.

Es una bobadeta entretenida picantona con chistes muy malos y frases de 3 palabras.

Va de una escritora que en su libro se mofa de Satán: “¡A Satán le gusta el whisky!”.

Y Satán se venga.

Clava su tridente en su culo y le escarifica una cruz invertida entre los omoplatos.

Ajá.

Está muy buena, y un periodista que la iba a entrevistar la salva in extremis.

Y se enamora de paso de su sirvienta.

Y se lo montan. Satán vuelve, cachas, fluorescente, un rabo peludo y su tridente.

Eso es.

Y al final resulta que era un señor disfrazado.

Frunobulax



El diente de perro (Col. Grandes Aventuras, nº 2)
mayo 6, 2011, 3:15 am
Filed under: 1985, Aventura, Bolsilibros, Editorial Astri

Genial, divertidísima 2ª entrega de las aventuras del cazador de tesoros al que la gente confunde con la odiosa medianía hollywoodiense Harriford Jones. La historia comienza donde la dejamos. Harto de la cochambre de su hotel hong-konés, Indiana se enrola en un petrolero lleno de buscavidas. Uno de ellos, Kurt Olsson, pierde al póker con Indiana su posesión más preciada: un colgante con un diente de perro; pero el muy bandido, a la altura de Bombay, le roba a Indiana el collar y de paso todas sus posesiones. Tras recuperar lo suyo, Indy conoce a Kobra, una joven que trabaja bailando desnuda encima de un inmenso tigre llamado Killer. Ésta le cuenta para qué sirve el misterioso collar: una reunión secreta tiene lugar en unas horas en La Meca, donde cientos de portadores de collares como ése están siendo contratados para formar una guerrilla que derroque un gobierno del norte de África. El instigador de la revuelta es un ex-nazi que viste de punta en blanco y lleva un halcón vivo en cada hombro, amaestrados para matar. Pero la revuelta africana es una tapadera para que varios capos huyan repatriados, exportando de paso toneladas de heroína. Indiana descubre el pastel, aplaca la revuelta y aterriza en pleno festival de Cannes.

Frunobulax



Sexo para las bestias (Col. Coltsex, nº 1)
mayo 5, 2011, 2:14 pm
Filed under: 1978, Bolsilibros, Erótico, Ibero Mundial de Ediciones, Western

Un grupo de forajidos sexuales acecha en el desierto de Texas. Su líder se llama Bannion, y viaja acompañado por Oliver, negraco fornido y con un “bicho” de palmo y medio, y tres blancos llamados Alsop, Crable y Cochrane. El grupo lo completa una india de 17 años a la que llaman Fox (Zorra), secuestrada de una aldea apache, que les sirve de desahogo sexual y de esclava en las tareas domésticas. Y también Foxie, su hijo mestizo recién nacido, cuya paternidad discuten continuamente los canallas. Su última fechoría la cometen en la próspera localidad de Lamesa, desmantelando el General Merchandises, violando en masa a la tendera Jane Weldon y llevándose de paso a Helen Robbins, una hermosa joven hija de un adinerado ranchero, a la que utilizarán como juguete sexual hasta que papá Robbins les pague todo lo que tiene. Así se las gasta la troupe de Bannion. Pero hete aquí que Jim Hubbard, ayudante y amante de la Weldon, decide hacer justicia e iniciar una cruel venganza a través de las montañas, armado con un rifle de precisión de largo alcance. Una salvajada sin frenos, que abrió una colección ignota (y sin continuación) de bolsilibros españoles de western-erotrash para deleite del fan de Peckimpah o Russ Meyer.

Frunobulax



Rancho Drácula (Col. Kansas, nº 115)
mayo 4, 2011, 7:17 pm
Filed under: 1960, Bolsilibros, Bruguera, Western

A finales de los 50s, el Maestro Francisco González Ledesma se atrevió a mezclar el misterio sobrenatural de la Vieja Europa con el popular género de pistoleros del Lejano Oeste. La novela tenía en vilo a varios cazatesoros, que por hemos podido gozarla gracias al blog BolsiLibros, y su digitalización a petición del autor. Se trata de una novelita de casi 250 páginas, que en realidad, tengo que decirlo, decepcionaría al aficionado raso a los chupasangres, ya que los sustos y el folklore transilvano escasean; sin embargo, como western de entretenimiento es una delicia, la prosa de Kane es apasionada, y la acción trepidante. Todo gira en torno a la adquisición del auténtico ataúd del Conde Drácula por parte de un acaudalado terrateniente, que colecciona objetos curiosos en su rancho en mitad del desierto de Nevada. No hay un protagonista claro en la historia, sino una sucesión de encontronazos entre forajidos y cazarrecompensas, que nos lleva de Carson City a Little Sun y al Rancho Diamond, donde tiene lugar el cénit. Hay por ahí un desgraciado disfrazado de vampiro y un aficionado a los desmodontinae, mucho tiroteo, extraordinarias punchlines e imágenes dignas de Leone, pero poca agua bendita.

Frunobulax