MicroCritic


Melancholia by Santi Pagés
octubre 7, 2011, 1:50 pm
Filed under: 2011, Catástrofe, Cine, Drama, Uncategorized

Con Melancholia, Lars Von Trier escarba una vez más en su obsesión con la locura y la relación entre géneros y construye un retablo brillante apuntalado sin pudor sobre dicotomías y opuestos, la mujer solar contra la mujer lunar, Claire y Justine, la una delgada, oscura, familiar, grave, la otra rebosante, rubia, demente, leve, que ejecutan una danza de la muerte, la misma que trazan las órbitas de la Tierra y el planeta Melancholia, de cuya colision el hombre es a la vez verdugo y vícitma, en una nueva oposicion entre el hombre adulto (Kiefer Sutherland), eficiente y racional, y su hijo, inocente y contemplativo ante esas fuerzas incomprensibles e imparables. Óleo de Van Eyck, lienzo de los Prerrafaelitas, nueva visita a El año pasado en Marienbad, oda al romanticismo wagneriano, Melancholia acude al espacio sideral no para ilustrar la aurora de una nueva humanidad como en 2001: Una odisea en el espacio o para intentar reconciliarnos con nuestra contingencia como en El arbol de la vida sino para abrazar la indiferencia cósmica y la fatalidad. Puede que Melancholia no sea más que un capricho manierista, pero lo cierto es que Von Trier ha creado una obra de belleza infrecuente y sublime.

Dr Zito.

Anuncios


Tournée by Santi Pagés
junio 21, 2011, 12:31 pm
Filed under: 2010, Cine, Comedia, Drama, Musical

La cuarta película del actor-director Mathieu Amalric readapta la novela La otra cara del Music-Hall (1913) de Colette al mundo del Nuevo Burlesque y lo hace apoyándose en ese concepto de troupe como forma de vida que tanto gustaba y definía a Fassbinder y en el naturalismo nervioso de Cassavetes, para hacer brotar por si mismas las emociones y desvelos de un grupo de mujeres artistas, hermosas y plenas, que sufren la soledad y el desplazamiento, registrando sus actuaciones nunca de manera frontal sino entre bambalinas para así mostrar sus esperas, los tiempos muertos, sus inseguridades, su incertidumbre, mujeres guiadas por el personaje interpretado por Amalric, una auténtica ruina humana, que va comprendiendo poco a poco el alcance de sus derrotas y la necesidad de abandonar sus ambiciones pasadas para poder abrazar otra, la de compartir su vida con un grupo de descastados y marginales al que pertenece por derecho, reunidos todos en un hotel abandonado, metáfora de nuestros propios desastres, antes de volver a la carretera y continuar adelante, porque la vida no es otra cosa. Es seguir adelante.

Dr Zito



Dispongo de barcos by Santi Pagés
abril 18, 2011, 12:24 pm
Filed under: 2011, Cine, Comedia, Drama, Uncategorized

Rodada con un presupuesto virtualmente nulo, apoyándose sin disimulo en Lynch, especialmente el de Inland Empire y Cabeza Borradora, Juan Cavestany compone con Dispongo de barcos un sainete esquivo y hermético, un Luces de Bohemia casi postnuclear, por el que sus cuatro protagonistas deambulan confusos y desorientados, en un estado de estrés post traumático irreversible, empeñados en simulacros de normalidad que les ayuden a recomponer sus vidas tras una catástrofe que les unió antes de separarles en una explosión de mierda, que se reencuentran entre cafés con leche y raciones de porras, reconociéndose vagamente como almas descarnadas vagando por un limbo postindustrial y descompuesto, y que terminan llevando a cabo un robo cuya escena de planteamiento es una de las más hilarantes y pochas que se haya visto (“lo vamos viendo”). Pero no se confundan. Estas son una líneas que pretenden asir una película que es mucho más fragmentada y desconcertante, y que así debe permanecer porque es la única manera coherente de narrar esta realidad en la que ahora respiramos, los restos de aquel mundo donde se juzgaba “por lo que queremos ser y no por lo que somos”.

Dr Zito



Bumažnyj soldat by Henrique Lage
agosto 21, 2010, 3:17 pm
Filed under: 2008, Cine, Drama, Romance



La libertad de movimiento a lo largo de paisajes extraordinarios en tomas increíblemente largas se ha convertido en un rasgo con el que identificamos algunas de las películas rusas, establecido por Tarkovski, Kilmov, Sakurov o la aventura esteparia de Kurosawa. Cuando Alexei German Jr. se plantea el desarrollo de su “Soldado de papel” como un anacronismo, es inevitable recordar los tiempos en que los rusos diferenciaban su cine por la capacidad de contrastar la introspección de sus personajes con la majestuosidad de su entorno, siempre bajo la elegancia de una cámara que flota alrededor de un mundo de una eterna coreografía. Pero aunque sería fácil considerar que esta historia sobre la ética – la profesional y la amatoria – en tiempos de los primeros cosmonautas, reflejan el glorioso legado cinematográfico que le precede, tampoco nos sorprende encontrar atisbos de Antonioni en esas parejas privilegiadas, entrando y saliendo de un plano en constante movimiento, haciendo de sus juegos infantiles una máscara de todos sus demonios internos. German crea así una obra rabiosamente clásica, inundando cada secuencia de una atmósfera que envuelve y se pega al corazón, con la amenaza de un cielo inalcanzable y eternamente gris.

Henrique Lage



The Yards by Santi Pagés
agosto 9, 2010, 1:34 pm
Filed under: 2000, Cine, Drama

Tras Two lovers, resulta muy interesante echar la vista diez años atrás y visitar The Yards (locamente titulada en España como La otra cara del crimen), la película que situó a James Gray en la lista de directores estadounidenses a seguir con devoción. Esquivo e independiente, ajeno a las modas y las tecnologías, Gray, junto con Matt “Cloverfield” Reeves, compuso en The Yards una tragedia griega ambientada en el patio trasero del Nueva York, ese que no es glamuroso ni miserable, el de las familias humildes, el de los trabajadores de metro, para pintar en el proceso el gran fresco de la corrupción política entreverada de rivalidades entre hermanos de sangre, amores prohibidos, furia, celos, codicia, sufridos por unos personajes condenados a una huída hacia adelante, condenados por su propia naturaleza, personajes que se mueven entre los claroscuros a lo Caravaggio fotografiados por ese titán de la luz que es Harris Savides, sostenidos estáticos y en vilo en las composiciones medidas y serenas típicas de Gray. La trampa se cierra, la atmósfera se hace irrespirable y, cuando termina, alcanzamos a ver que The Yards es un clásico sobre la inevitabilidad y la desgracia.

Dr. Zito



Gyakkyou Burai Kaiji: Ultimate Survivor by Henrique Lage
junio 12, 2010, 2:28 pm
Filed under: 2007, Animación, Anime, Drama, Televisión

Uno de los ejercicios más difíciles de rodar es una partida de cartas. Todo lo que debe transmitir cada gesto, cada mano, de cada uno de los participantes y la escasez de espacio dificultan la labor. Sin embargo, muchos lo intentan por un motivo evidente: los juegos que combinan azar, estrategia y lógica son una buena manera de crear suspense y enfrentamientos. “Gyakkyou Burai Kaiji: Ultimate Survivor”, la serie anime que adapta en el manga de Nobuyuki Fukumoto, se basa continuamente en varios juegos en apariencia simples donde el protagonista, un perdedor ahogado por las deudas, debe valerse de su pericia y sus trucos psicológicos para hacer frente a jugadores en su misma situación y estafadores de toda clase.  Del mismo en que “Liar Game” o “One Outs”, “Kaiji” juega a crear una serie de expectativas, giros de guión y una pequeña épica en torno al triunfo intelectual o estocástico del individuo. Con ello, se mantiene el interés por partidas complejas y continuos retos al espectador, que ha de mantenerse por necesidad más despierto y pese a ello, la serie es capaz de seguir sorprendiendo, aún a costa de perder el norte en su excesivo y reiterativo último tramo, donde el mensaje de pesimismo y lucha de clases se subraya hasta la parodia.

Henrique Lage

Uno de los ejercicios más difíciles de rodar es una partida de cartas. Todo lo que debe transmitir cada gesto, cada mano, de cada uno de los participantes y la escasez de espacio dificultan la labor. Sin embargo, muchos lo intentan por un motivo evidente: los juegos que combinan azar, estrategia y lógica son una buena manera de crear suspense y enfrentamientos. “Gyakkyou Burai Kaiji: Ultimate Survivor”, la serie anime basada en el manga de Nobuyuki Fukumoto, se basa continuamente en varios juegos en apariencia simples donde el protagonista, un perdedor ahogado por las deudas, debe valerse de su pericia y sus trucos psicológicos para hacer frente a jugadores en su misma situación y estafadores de toda clase. Del mismo en que “Liar Game” o “One Outs”, “Kaiji” juega a crear una serie de expectativas, giros de guión y una pequeña épica en torno al triunfo intelectual o estocástico del individuo. Con ello, se mantiene el interés por partidas complejas y continuos retos al espectador, que ha de mantenerse por necesidad más despierto y pese a ello, la serie es capaz de seguir sorprendiendo, aún a costa de perder el norte en su excesivo y reiterativo último tramo, donde el mensaje de pesimismo y lucha de clases se subraya hasta la parodia.



The Informers by Sergio Colmenar
mayo 24, 2010, 3:53 pm
Filed under: 2008, Cine, Drama

Tales fueron las modificaciones y los recortes en el montaje final de The Informers que hasta los miembros más importantes del equipo acabaron por ponerse de acuerdo en darle de lado cuando su paupérrimo estreno comercial, y derecho no les faltaba. Como suele ocurrir con este tipo de proyectos atropellados, con necios en lugar de artistas tomando decisiones, los resultados desmerecen de lo que podía haber sido el invento, una adaptación de la novela homónima de la que el propio autor de ésta, Bret Easton Ellis, se hizo en parte cargo. Para empezar, al director Gregor Jordan ni se le nota (nada de esa narrativa musculosa de su debut, Two Hands, por ejemplo, aunque, en general, superior a sus dos anteriores películas, Buffalo Soldiers y Ned Kelly) y es un montaje que parte de descartes y escenas de transición (algo así de absurdo como hacer un teaser de 90 minutos), por lo que la garra y el cinismo hiriente característico de Ellis sólo se intuyen, nunca se palpan. El reparto cumple, eso sí, sobre todo Amber Heard, pero se echan en falta demasiadas cosas del inexistente montaje original, como el personaje del vampiro que había interpretado Brandon Routh o cierta correlación entre las pocas historias paralelas (arbitrariamente) narradas. Curiosa, después de todo, sin moralina y tal, que siempre se agradece, pero inconclusa y desangelada.

Sergio Colmenar